Mi resumen del año 2008

Se acaba el 2008, un año que probablemente marcará un punto de inflexión en el mercado del Cloud Computing. Para empezar, es el año en que el término Cloud Computing ha pasado de los medios más techies a los medios de masas. Las razones para explicar esto son muchas, y variadas. Casi seguro que cada persona tendrá su opinión sobre cual ha sido la razón para esta explosión, así que aquí voy con la mía.

En mi opinión, lo que hemos vivido este año es la explosión de un tipo de Cloud Computing: el IaaS o Infraestructura como Servicio. El máximo exponente de este tipo de servicio sería Amazon con sus servicios EC2 y S3. Este tipo de servicios ofrece la posibilidad de escalar de manera dinámica y casi instantánea a niveles desconocidos hace apenas 2 años con un coste muy reducido. A esto hay que añadir el pago por uso a un precio bastante asequible y la disponibilidad de APIs que permiten que las aplicaciones gestionen sus propias necesidades de recursos. El éxito ha sido total, con más de 440.000 clientes dados de alta. Este éxito ha hecho que el foco de la industria haya pasado a este tipo de soluciones. Parece que se ha encontrado un nuevo paradigma para que la industria siga creciendo.

Pero que no nos ciegue el éxito de Amazon, hay otros actores con ofertas interesantes (GoGrid, Mosso…), y propuestas de código abierto que se abrirán paso poco a poco (Eucalyptus, Abiquo). Nos encontramos en un mercado emergente y terriblemente fragmentado. Y no nos engañemos, lo que nos venden no es mas que virtualización o almacenaje gestionado de manera dinámica. Han conseguido la transparencia a nivel de recurso físico de manera sencilla. Y Amazon es la marca de confianza que lo provee. ¡Qué importante es la confianza en el Cloud Computing! Dentro de poco muchos ofrecerán servicios similares a Amazon a precio competitivo e incluso con mejores contratos niveles de servicio (nada difícil, por otra parte).

De los otros dos tipos, el Software como Servicio o SaaS continúa su consolidación como alternativa real al Software tradicional. De hecho, SaaS no presenta nada nuevo en su base tecnológica, simplemente se aprovecha de la mejora de las infraestructuras de comunicaciones (banda ancha barata) y de la disminución del coste de los servidores. Muchas de las aplicaciones ofrecidas como SaaS se empezaron a desarrollar en el siglo pasado con otros modelos. Es decir, es una evolución, no una revolución. Lo que ocurre es que ahora empiezan a tener la necesaria confianza por parte de los clientes como para implantarse…

Y este año han asomado la cabeza Plataformas como Servicio o PaaS realmente interesantes. Desde Google con su App Engine que ofrece una Plataforma como Servicio completamente real y accesible a las masas, a Microsoft con su propuesta Azure. Sin olvidar que Amazon también tiene a SQS (Simple Queue Service) y a SimpleDB, que pueden encuadrarse en este segmento. En esta parte de la Nube todo es confuso todavía, pero sin duda esta será la evolución natural. Lo dejamos para otro post.

En general, vemos como en el mundo de influencia anglosajona se ha ‘cruzado el abismo’ y el Cloud Computing se está instalando en las start-ups, y lucha por entrar en el mercado empresarial. Y digo lucha porque todavía no está claro cuando empezará la adopción masiva por parte de la empresa. Desde luego, 2008 no ha sido el año. Algunas consultoras (IBM Global Services y CapGemini) van a empezar a dar servicios específicos alrededor del Cloud Computing, pero no está muy definido su nicho.

En España, la situación es muy diferente. Aquí hay unos pocos valientes que se han lanzado a usar los servicios en La Nube, pero ni mucho menos al nivel que ocurre en otros mercados. De hecho, veo que el patrón de adopción en España es muy similar al que ocurre con otras tecnologías o técnicas como Ruby on Rails o Desarrollo Ágil: tardamos unos dos años en adoptar lo que el mercado anglosajón ha adoptado. Supongo que es un problema de comunicación y cultural, por lo del inglés y la aversión al riesgo en España. Así que el año que viene en España será un año de consolidación.

Related Articles